El anacardo crudo se tuesta y seguidamente se mezcla con aceite y sal. Posteriormente se envasa y queda listo para su consumo. Sabor y aspecto espectacular.