La avellana tostada es un producto muy sabroso utilizado para repostería, pastelería o como un tentempié.

Con nuestra forma de tostar la avellana también le quitamos la piel, obteniendo un producto mejor acabado y de mejor sabor.